NUEVO RECORD EN EL ACONCAGUA DE KARL EGLOFF

Karl Egloff destroza el récord de Kilian Jornet en el Aconcagua y lo deja en 11h52. El atleta suizo-ecuatoriano completó una ruta magnífica, superando siempre los parciales logrados por Kilian Jornet el pasado mes de diciembre. El récord de ascenso lo mantiene Jorge Egocheaga. Redacción: Desnivel

NOTICIAS







NUEVO RECORD EN EL ACONCAGUA DE KARL EGLOFF
20 de Febrero, 2015
El Aconcagua tiene un nuevo dueño. Se trata de Karl Egloff, que ha logrado batir el récord de Kilian Jornet en el pico más alto de América, que estaba en 12 horas y 49 minutos. La nueva plusmarca del suizo-ecuatoriano en el Aconcagua es de 11h52’.

La reto comenzó con un Karl Egloff saliendo a ritmo muy alto, mejorando la marca de Kilian Jornet en todos los puntos de control. Tanto fue así, que Egloff contaba con casi una hora de ventaja al llegar a la cima del Aconcagua en unas ocho horas, sin poder batir el récord de Jorge Egocheaga, que sigue siendo el más rápido en subir al coloso andino.

En la cima, Egloff ya contaba con esa hora de colchón, gracias al poco tiempo que paraba en la cima a descansar. A pesar de ello, la velocidad de Kilian en descensos parecía que todavía no estaba todo dicho para Egloff.

A pesar de ello, Egloff mantenía las diferencias en los puntos de control en pleno descenso y, con el paso de los kilómetros, haciendo gala del gran conocimiento de la ruta, que ya había realizado varias veces antes del reto, la ventaja seguía siendo holgada.

Finalmente, Karl Egloff llegaba a Horcones en un tiempo acumulado de 11h52’, mejorando el tiempo de Kilian Jornet en 57 minutos. Se trata del segundo récord de Jornet que mejora, tras lograrlo hace unos meses en el Kilimanjaro.

El anterior plusmarquista, Kilian Jornet, felicitó a Egloff a través de redes sociales con un mensaje que decía "Muchas felicidades Karl Egloff ! Nuevo record en el Aconcagua #‎RecordsAreToBeBroken‬".

¿Quién es este hombre? ¿De dónde ha salido? Estas eran algunas de las preguntas que se hacían los aficionados del mundo de la montaña al saberse que Karl Egloff había conseguido batir el récord de ascenso y descenso de la montaña más alta de América, el Aconcagua y sus 6.962 metros de altitud.

Karl Egloff tiene doble nacionalidad, la suiza y la ecuatoriana; su vida siempre ha girado en torno al deporte y la montaña, y es que con 15 años comenzaba a hacer de guía de montaña junto a su padre, haciendo cumbres como la del Cotopaxi. Poco a poco, Karl va ganando experiencia en alta montaña, vital para lo que vendrá después.

Pero antes, el fútbol también tuvo cabida en su carrera deportiva; primero fue en las categorías inferiores del Deportivo Quito y luego en Suiza, un país en el que vivió varios años. Tras abortar sus aspiraciones en el mundo del balompié, la montaña regresó a su vida, como era natural.

La disciplina elegida para regresar a la montaña fue la mountain bike, en la que tuvo un éxito a nivel nacional. En su palmarés se acumulan decenas de medallas y victorias, además de dos participaciones en el Campeonato del Mundo bajo la bandera de Ecuador. En total, estuvo cinco años centrado en el mundo de la bicicleta de montaña.

A pesar de ello, Egloff nunca dejó su pasión por las montañas y prosiguió con sus labores como guía de montaña en su propia compañía, llamada Cumbre Tours, que ofrece rutas guiadas a montañas de Los Andes. Esto le ha llevado a acumular cumbres en picos como el Aconcagua, el Cotopaxi, el Chimborazo, el Cayambe o el Antisana.

En el Cotopaxi comenzaría a probar sus habilidades como trail runner, o como a él le gusta llamarlo, Speed Climbing. En ese volcán, Egloff marcaba el record en 2012, cuando lo ascendió en 1h15’ y descendió en apenas 22 minutos. Ese era el comienzo de lo que hemos podido ver en el Aconcagua estos días.

Pero su nombre salió definitivamente a la palestra cuando, el pasado verano, batía el récord de Kilian Jornet en el Kilimanjaro, uno de los primeros que realizó Jornet en su carrera deportiva, en sus ya míticos Kilian’s Quest. En esa ocasión, Egloff conseguía subir y bajar del techo de África en 6 horas y 42 minutos, es decir, 32 minutos más rápido de lo que lograra el campeón español.

Su siguiente objetivo, desde el Kilimanjaro, fue el Aconcagua, antes incluso de saberse si Kilian Jornet lograría batir la marca de Jorge Egocheaga. Una vez que Kilian ponía su nombre en el techo de América, la visibilidad de Egloff se fue haciendo más y más grande, con el precedente del Kilimanjaro en mente y sabiendo el gran conocimiento del Aconcagua que posee Egloff.

El resto de la historia ya la sabemos, Egloff marcaba el mejor tiempo en ascender y descender el Aconcagua, mejorando en casi una hora un tiempo que parecía estratosférico, pero que Egloff demostró ser muy humano. El único lunar, que no logró, como tampoco Kilian Jornet, mejorar el tiempo de ascenso, que sigue en manos de Jorge Egocheaga. Esas 7h52’ logradas por el asturiano sí que parecen muy complicadas de batir.
ACTIVIDADES >


ÚNETE A NUESTRO CLUB >

GALERÍA DE FOTOS >

NUESTRO COMPROMISO >
Conoce nuestro compromiso social y cultural con asociaciones benéficas y solidarias
Dispositivo:computer
Anchura:
Tipo soft:web